Festival de verano 2015: Día 4

Kadam Bridget marcó el tono del día con la meditación, que nos nutre el corazón, sobre la confianza en el Guía Espiritual.

Guenla Kunsang, rebosante de ánimo en este último día de enseñanzas, describió una nueva tarjeta de la Editorial Tharpa que muestra los principales Gurus del linaje del Lamrim kadam, como Atisha y Yhe Tsongkhapa. Nos recomendó contemplarla para incrementar nuestra fe. Añadió que nuestra fe, sin embargo, no es pasiva: el plan del venerable Gueshela es que nosotros mismos nos convirtamos en ser Gurus del linaje.

Continuó animándonos a que, cada día, nos regocijemos de nuestras buenas cualidades, desarrollemos gratitud por la amabilidad de nuestro Guía Espiritual y la de este precioso linaje, tomemos el preciado néctar del Lamrim kadam, y nos convirtamos en seres verdaderamente humanos (¡en lugar de monstruos malhumorados!)

También, por supuesto, regocijarse por las virtudes y buenas cualidades de los demás. Guenla dijo: “Nuestra naturaleza de Buda quiere ser libre”,”está esperando poder germinar.” Nos dijo que, por medio de concentrarnos en nuestra paz actual, naturalmente querremos experimentar esa paz todo el tiempo. ¿Y cómo lo hacemos? Por medio del Lamrim kadam.

En la enseñanza final, guenla nos recordó que si una madre ve a su hijo ahogándose, no sólo piensa “que agradable sería si mi hijo no se ahogara”, sino que ¡por supuesto salta enseguida para salvarlo!

Y en este festival aprendemos a saltar enseguida… al camino del bodhisatva hacia la iluminación. Simplemente estar aquí es un poderoso estímulo para desarrollar nuestro potencial espiritual. Es una inmersión en el modo de vida del bodhisatva, las 6 perfecciones, como las explicó hoy guenla. De manera natural acabamos siendo generosos, amables y pacientes, ofreciendo nuestro esfuerzo gozoso y practicando la concentración y la sabiduría.

Puesto que los festivales internacionales Kadampas han surgido por medio de la compasión universal de nuestro Guía Espiritual, el deseo de beneficiar a todo el mundo y a todos los seres lo impregna todo aquí. Se siente como si el festival fuera una plataforma de despegue hacia la iluminación.

Al final de la enseñanza, nos dimos cuenta de que, sorprendentemente, guenla nos había llevado a través de todo el Lamrim y preparado de manera perfecta para recibir las iniciaciones. ¡Qué maravilla, gracias guenla!

Concluimos, con profunda gratitud, con la oración de larga vida por el venerable Gueshe Kelsang.

Mañana iniciaremos el retiro.

Ver la galería completa del festival de verano 2015