El alcohol estaba destruyendo mi vida; la meditación la curó

Por Tracy Davis

kadampa-blog-Tracy

Recuerdo que desde muy joven sentí que no era lo bastante bueno y que no pertenecía a ningún sitio. Constantemente tratando de buscar la atención y la validación a través de personas, lugares y cosas. Buscando satisfacción y felicidad a través de relaciones, carreras, complacer a la gente, perfeccionismo y más. Como resultado, tuve relaciones rotas, intentos de suicidio y alcoholismo.

Desesperada por escapar del dolor y el sufrimiento, busqué constantemente respuestas a través de libros de autoayuda, cursos, asesoramiento y multitud de terapias. Aunque muchos de estos esfuerzos me ayudaron, seguía sintiéndome perdido y vacío. Cada día perseguía sin descanso la ilusión de la felicidad y me automedicaba con alcohol para adormecer el dolor. Tras agotar todas las vías, toqué fondo hace más de 9 años y me rehabilité.

Buscar la felicidad en los lugares equivocados

Por alguna razón, pensé que una vez que dejara la bebida, todos mis problemas se resolverían y que la paz y la felicidad me invadirían. Me llevé una gran sorpresa. Cuando la niebla empezó a disiparse, la vergüenza me consumió por completo. Al no tener la madurez emocional para afrontarlo, volví a mi forma habitual de sobrevivir, buscando sin descanso la felicidad a través de fuentes externas. Seguí huyendo. Ahora era mucho más doloroso porque ya no podía recurrir a mi medicación: el alcohol.

Desesperado por encontrar respuestas, asistí a sesiones de terapia y asesoramiento y seguí cursos especializados en línea. Con conciencia y algunas herramientas, supuse que todo iría bien y que por fin alcanzaría esa paz y la felicidad. Aunque la situación mejoró, seguí teniendo problemas en muchos aspectos de mi vida y, en particular, en una relación sentimental nueva y positiva. Hice todo lo que estaba en mi mano para superar estos problemas, buscando en los lugares equivocados a través del ajetreo, las actividades y el trabajo. Seguía huyendo y escondiéndome.

playful emoticon expressions person hiding behind emoji paper mask animeinspired digital art

Descubrir cómo mis pensamientos causaban mi dolor

Fue al verme obligado a permanecer sentado durante la recuperación de una lesión de senderismo, cuando finalmente caí de rodillas. No tenía a dónde correr. Me vi obligado a sentarme sin cesar conmigo mismo y con mi mente. El dolor era insoportable. Fue durante este tiempo cuando mi madre me llamó la atención sobre un taller que vio anunciado en Facebook en el Centro de Meditación Kadampa, Spring Hill, titulado "Amor sin dolor". Aunque me sentía muy abatida, la descripción del taller me atrajo mucho, así que decidí inscribirme. ¿Qué podía perder?

Desde el primer taller, el impacto fue profundo. Aprendí que todo mi dolor y mi sufrimiento estaban causados por mis propios pensamientos y apegos. No por nada externo. ¡Qué liberación! Esta simple verdad significaba que mi camino hacia la paz y la felicidad era accesible a través de mi propia mente. Sólo tenía que aprender a controlar mis pensamientos.

La felicidad en un estado de ánimo

He vuelto al Centro de Meditación Kadampa en muchas ocasiones, empapándome de las enseñanzas, la comunidad y el refugio. Cada vez que asisto, comprendo mejor la hermosa y sencilla verdad de que la felicidad es un estado mental. Al enterarme de que la meditación es el camino para cambiar nuestros pensamientos, empecé a aplicar esta práctica en mi vida con regularidad, aunque todavía me resultaba bastante incómoda.

Empecé haciendo pequeñas meditaciones de respiración que aprendí en el Centro de Meditación. La paz interior que empecé a experimentar desde que empecé a hacer estas meditaciones cortas fue innegable. Era increíble, después de haber luchado contra la ansiedad toda mi vida. Buscando más, me motivé a practicar meditaciones sobre el amor y la bondad que abordaban áreas problemáticas de mi vida. Una vez más, la mejora que noté fue innegable, sobre todo en la relación con mi madre. Me di cuenta de que cada vez estaba menos a la defensiva y, desde luego, era más paciente. Tomaba conciencia de mis pensamientos negativos y de enfado y conseguía cambiarlos por otros más cariñosos y compasivos. Entonces empecé a darme cuenta de que el enfado era mi estado de ánimo constante, así que, aprendiendo meditaciones para reconocer y reducir el enfado, estoy mejorando poco a poco mis relaciones con la familia, los amigos y los compañeros de trabajo.

AdobeStock_757520629

Mi viaje a casa

A medida que pasan las semanas y sigo meditando diariamente y asistiendo al Centro de Meditación Kadampa con frecuencia, la transformación es verdaderamente hermosa y sorprendente. Me estoy convirtiendo en alguien con quien realmente disfruto pasar tiempo. Mi vergüenza está empezando a desaparecer lentamente. Ya no pienso en mí mismo como si fuera menos, sino que pienso menos en mí mismo. Pasar una vida corriendo y escondiéndome es agotador, por eso el refugio que ahora busco a través del Dharma y la meditación es sanar mi cuerpo física, mental y espiritualmente.

Después de presenciar el gran poder del Dharma y la meditación, me comprometo a continuar el camino para desarrollar una mayor paz mental en beneficio de todos los seres sintientes y de mí mismo. Finalmente siento que estoy en mi viaje a casa, al lugar donde siempre pertenecí, una meditación y una enseñanza a la vez.

Siento mucho amor y gratitud por la increíble comunidad kadampa.

Tracy Davis asiste a KMC Brisbane

COMPARTE TU VIAJE DE DHARMA

Si tienes una historia personal sobre el impacto positivo del Dharma en tu vida y te gustaría compartirla con la comunidad, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Puedes enviarnos tu historia por correo electrónico a [email protected]. Estamos deseando saber de ti y compartir tu inspirador viaje con los demás.