Me aterrorizaba la meditación

Anónimo

Estresado por la relajación

Mi nombre es James. Ese no es mi nombre real, pero trabajo para una organización con una estricta política de redes sociales que excluye cualquier comentario público y desempeño un rol profesional sensible y algo complicado. Prometo existir; Prometo que mi identidad es verificable. No me pagan por hacer esto y voy a clases de meditación todas las semanas y a retiros de vez en cuando.

¿Tienes miedo de la meditación? ¡Felicitaciones, no estás solo! Estaba seguro de que no podría hacerlo. Empecé viendo las clases online porque me preocupaba parecer un completo idiota. Aprecie la ironía, por favor. Estaba estresado por saber si podría relajarme con éxito. Finalmente, reuní el coraje para asistir personalmente a una clase de meditación kadampa. Luego fui la semana siguiente. Luego seguí adelante y sigo yendo un par de años después.

AdobeStock_455602454

Sin juicios, sin miedo

Sigo caminando con mis placas L puestas. A veces medito bien y otras veces necesito mejorar. Algunas semanas, aplico lo aprendido en la práctica. Otras, me cuesta. No pasa nada. Lo está para mí y lo estará para ti. No hay juicios ni recriminaciones. Para mí, eso significa que no hay miedo.
Meditar bien significa un par de cosas para mí. La primera es traer algo de quietud a la semana. Para mí es muy valioso desconectar de la rutina diaria y tener la oportunidad de parar. Mi mente se ralentiza lo suficiente como para dejarme espacio. En segundo lugar, tengo la oportunidad de reflexionar sobre quién soy y qué tipo de persona quiero ser. Puedo salir de una clase recordando que algunas cosas no son tan catastróficas como pensaba, con ideas sobre la felicidad, la aceptación, la paciencia y la comprensión.

No tengas miedo del silencio

El budismo kadampa moderno utiliza, entre otros estilos, algo llamado «meditación contemplativa». Existen muchos tipos de meditación. Algunas implican largos periodos de silencio; otras son sólo meditaciones respiratorias. Las clases semanales en un centro de meditación kadampa consisten en breves meditaciones respiratorias de 10 o 15 minutos; después, el maestro habla sobre el tema de la semana. Esto dura unos 45 minutos. Luego hay otros 10 o 15 minutos para contemplar ese tema o pensamiento específico. No hay que tener miedo a los largos periodos de silencio. Las clases te dan la oportunidad de aprender a meditar y luego a conocer el budismo. Pero hay una parte importante en medio en la que te dedicas a escuchar. Es fácil. Cada serie de clases sigue una estructura similar a lo largo de unas semanas. Lo primero es mirar hacia dentro para identificar tus sentimientos, pensamientos y respuestas. En segundo lugar, hay que cambiar la perspectiva y dirigirla hacia los demás.

A group of young people enjoyed drinking and clinking coffee cups together

Encontrar un terreno común

Las personas con las que hablo en las clases o en los retiros provienen de diversos orígenes, pero tenemos muchos puntos en común. Ellos y yo (y probablemente usted) estamos cuestionando nuestros conceptos occidentales sobre el éxito y lo que necesitamos para ser felices. Conocerás a personas que buscan una perspectiva diferente. Los estudiantes como yo no reclaman la "respuesta", pero están interesados ​​en aprender. La curiosidad genuina es más que suficiente. Quiero apoyar a otros en su aprendizaje y estoy seguro de que ellos me apoyan.

Sigue intentándolo, sigue aprendiendo
Las clases semanales me permiten reflexionar primero sobre mi perspectiva y luego sobre mis comportamientos. No lo olvides, dije que tengo semanas buenas y semanas malas. Ahora tengo una mayor conciencia sobre mi respuesta a los acontecimientos externos. Creo que es una parte esencial de mi conjunto de herramientas emocionales y psicológicas. No es el único apoyo que tengo en mi vida, pero complementa mis otras estructuras. Sé que tengo mucho más que aprender y más cambios por delante. Pero antes de esta experiencia del budismo kadampa moderno, no veía un camino hacia algo diferente. Incluso cuando esté bastante seguro de que no voy a meditar muy bien, e incluso si mi mente da vueltas, seguiré yendo a la clase. Cada semana seguiré intentándolo. Aprenderé algo nuevo. No tenía esto antes. Ahora lo hago.

Anónimo, Brisbane.

COMPARTE TU VIAJE DE DHARMA

Si tienes una historia personal sobre el impacto positivo del Dharma en tu vida y te gustaría compartirla con la comunidad, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Puedes enviarnos tu historia por correo electrónico a [email protected]. Estamos deseando saber de ti y compartir tu inspirador viaje con los demás.