Cómo la meditación me ayudó a encontrar la felicidad tras el divorcio

Anónimo

Miedo a afrontar un futuro en soledad

Hace dos años, mi marido me dijo de repente que quería poner fin a nuestro matrimonio.

Me quedé en shock, devastada y perdida, aunque en el fondo de mi corazón también había deseado liberarme de esta relación infeliz durante más de la mitad de nuestros 18 años de matrimonio. No importaba lo desesperada que se volviera la vida matrimonial, y habiendo decidido vivir con mis hijos separada de mi marido, no me atrevía a poner fin realmente a nuestra relación por miedo. Me asustaba un futuro desconocido sola y que me consideraran fracasada en mi matrimonio.

silhouette of a person on the beach

Buscando espacio para reflexionar

Durante más o menos medio año después de la decisión de separación, estuve deprimida. Se me caían las lágrimas aunque no estuviera haciendo nada, sólo sentada en el trabajo o paseando por el parque. Mi mente estaba tan dispersa que perdí la llave de casa y el iPhone, y me pusieron una multa por infracción de semáforo en rojo. No vivía mi vida en el presente. Racionalmente sabía que la decisión de separarme era lo correcto, pero mis emociones no podían con ello.

No dejaba de cuestionarme y de preguntarme qué había fallado en nuestro matrimonio. ¿Podría haberse evitado la separación si yo hubiera sido diferente? ¿Por qué seguí manteniendo una relación malsana durante casi una década? ¿Por qué me entristecí cuando por fin terminó la relación? Necesitaba reflexionar mucho sobre mí misma. Investigué dónde podía profundizar en mi interior y, entonces, hace casi un año, encontré un retiro en el Centro de Meditación Kadampa de Toronto. El primer día que asistí a la sesión introductoria en el centro, sentí tanto calor en el corazón y una sensación largamente olvidada de que éste era un lugar al que pertenecía.

NKT-BLOG-divorce-annonymous

Liberarse de los pensamientos negativos

El Dharma, las enseñanzas de Buda, me enseñaron que la felicidad proviene de la paz interior. Lo que necesito es recordarme a mí misma mi naturaleza pura, que a menudo se olvida en la ajetreada vida cotidiana, y reconectarme con ella. Según el Dharma, todo el mundo tiene una «naturaleza de Buda» con un corazón profundamente compasivo. Al conectarme consciente y constantemente con esta naturaleza a través de la meditación diaria, los pensamientos negativos no parecen aparecer en mi mente con tanta frecuencia como antes.

Antes me dejaba arrastrar fácilmente por las emociones negativas. Pero ahora, en cuanto surgen estas emociones, me dan una señal de alarma. Identifico que mi ira, frustración, ansiedad, agitación y miedos son objetos que estoy observando, no parte de lo que soy. Manteniendo la mente abierta, ahora intento dejar que los sentimientos pasen como si fueran nubes que se mueven y se desvanecen en un cielo despejado. Estoy aprendiendo a trasladar mi atención a un vasto cielo despejado en lugar de centrarme demasiado en cada nube.

Una alegría inesperada

Para mi sorpresa, mientras procesaba mi separación, experimenté algo inesperado: un cambio en el comportamiento de mi hija. Cuanto más intentaba absorber la esencia del Dharma y más trataba de crecer espiritualmente, más cariñosa se volvía mi hija, dándome besos y abrazos y diciéndome que me quería.

El día de San Valentín, cuando volví del trabajo, me dijo que no entrara en mi habitación hasta que me dijera que estaba lista. Después de la cena, cuando entré en mi habitación, me di cuenta de que había decorado mi habitación y el baño como un espacio de tratamiento de spa. Un bonito menú de Spa escrito a mano, preparado por mi hijo, había sido colocado sobre la cama. Tenía preparado para mí un baño caliente con pompas de baño y una vela aromática. Le pregunté por qué hacía esto por mí y me contestó 'porque quería'. Se me saltaron las lágrimas; fue muy considerada.

NKT-Blog-divorce-annoymous

Aceptarme tal como soy

La bondad de mis hijos me demostró que, a medida que trabajo internamente para ser más agradecida y compasiva conmigo misma, el mundo exterior cambia de forma natural. Estoy más agradecida por el momento presente, por poder pasar un rato tranquilo y alegre con mis cariñosos y atentos hijos, en lugar de centrarme en mi miedo a un futuro desconocido como divorciada.

Dos años después de la decisión de separación y un año después de participar en meditaciones en el Centro de Meditación Kadampa (KMC), por fin empecé a aceptar quién soy por primera vez en mi vida. Estoy plenamente satisfecha con la separación, tanto mental como emocionalmente. Llegué a la conclusión de que un capítulo de mi libro, con mi marido, acababa de terminar. El propósito con el que le conocí era tener y criar a dos hijos preciosos y viajar juntos a muchos países. Ahora, estoy al principio de un nuevo capítulo de mi libro, con nuevas aventuras.

Mi viaje espiritual sigue adelante guiado por la sabiduría budista.

Share Your Dharma Journey

If you have a personal story about the positive impact of Dharma in your life and would like to share it with the community, please feel free to reach out to us. You can submit your story by emailing it to [email protected]. We look forward to hearing from you and sharing your inspiring journey with others.