En marzo, nuestro Retiro de las Nieves continuó con 40 personas reunidas cada día meditando…

… en los tres yogas de la etapa de consumación.

Este tercer mes de silencio es el período dorado del retiro, el momento más profundo.

Mientras los participantes del retiro disfrutan de la quietud del mismo,

el venerable Tharchin prepara su próxima enseñanza,

y Yangdon y Paul trabajan en la cocina.

Los participantes también ayudan en los momentos de descanso con muchos trabajos de apoyo para el retiro, como barrer.

En abril, tras haber pasado tres meses en silencio juntos, los participantes comenzaron a hablar,

así como a hacer sus caminatas favoritas (incluyendo algunas aventuras a campo a través).

En Tharpaland se tiene la oportunidad de observar que la mente cambia al igual que las nubes se desvanecen en el cielo.

Ahora que he completado mi retiro, me siento fantástico. Es como si pudiera lograr cualquier cosa.

En Tharpaland tuve tiempo de reflexionar acerca de cosas importantes, como que…

…en la vacuidad no hay ir ni venir…

…no hay allá ni acá.

Mantenerse en silencio dentro y fuera de uno mismo durante tanto tiempo fue una experiencia poderosa e impredecible.

Cuando finalmente pudimos hablar entre nosotros, vimos que el grupo estaba unido y que habíamos aprendido unos de otros.

Les deseo a todos la experiencia de un retiro largo ¡o de varios!

El retiro terminó con una ofrenda de tsog de agradecimiento el día de la NKT

y una foto grupal,

seguida de una fiesta.

Y entonces llegó el momento de despedirse para la mayoría de los participantes,

mientras seis se mudaban a nuevas habitaciones para continuar en retiro solitario.

Una semana después celebramos la Iluminación de Buda

con un retiro de ayuno de Avalokiteshvara de dos días.